¿Cómo distinguir entre la marihuana macho y hembra?


Publicado: 27 junio, 2022 | Vera Seed |
Comparte este artículo

Mucha gente piensa que las plantas son asexuales, que carecen de género… Y nada más lejos de la realidad; con respecto al cannabis, por ejemplo, hay marihuana macho y hembra, incluso las hay hermafroditas también. Conocer esto es fundamental para aprovechar esta especie, en Veraseed te contamos por qué.

¿Por qué necesitas distinguir entre marihuana macho y hembra?

El cannabis sativa, o lo que comúnmente conocemos como marihuana, es una planta unisexual o dioica. Esto significa que es capaz de producir flores macho y hembra en distintas plantas.

Además, también es posible que estén representados ambos sexos en la misma, es lo que se conoce como monoica o hermafrodita. Y saber reconocer en la marihuana la diferencia entre macho y hembra es esencial, porque cada una tienen diferentes roles.

Los cannabinoides y terpenos, así como el cáñamo industrial, son lo que se aprovecha de esta especie, y se encuentran en la marihuana hembra. Por lo tanto, lo interesante para un cultivador es tener solo este género para rentabilizar su producción. Mientras que la planta marihuana macho, es la encargada de polinizar a las del otro género.

Lo anterior implica que, si en un cultivo plantado para producir cannabis están mezcladas las plantas de ambas especies, los machos polinizarán a las hembras y estas se llenarán de semillas que disminuirán notablemente el aprovechamiento de la marihuana, ya que lo que interesa es que las plantas únicamente contengan los cogollos, que es lo más se aprovecha de esta especie.

Por el motivo anterior, los machos deben ser identificados y retirados para conseguir un cultivo de cogollos 100 % libres de semillas en su interior.

De esta forma, cada uno de ellos ofrecerá todo su potencial en los carpelos y cannabinoides que contienen. Pero ¿Cómo podemos diferenciar entre marihuana macho y hembra?

¿Cómo diferenciar entre la marihuana macho y hembra?

Las diferencias entre ambos sexos son bastante evidentes si sabemos cómo son. Esto es en lo que hay que fijarse:

  • La marihuana macho se distingue por presentar pequeñas bolas (flores machos) donde se produce el polen. Este se esparce una vez abiertas y produce diferentes métodos de germinación en las hembras.
  • La marihuana hembra tiene unos pistilos o estigmas en sus tallos y brotes de color blanco intenso.

El problema es que todo esto es identificable una vez que la planta se ha desarrollado y ha mostrado su sexo, por lo que puede ser demasiado tarde, ya que en la misma área de cultivo pueden mezclarse ambos géneros y arruinar la producción si se produce la polinización. De ahí la importancia de identificarlas cuanto antes para separar los machos de las hembras.

Crecimiento vegetativo

Este se produce cuando se germinan las semillas y representa la fase de crecimiento de la planta. Es cuando empiezan a crecer los tallos, las raíces y las hojas. Antes de las 3 semanas de crecimiento, es muy raro que empiecen a mostrar su sexo, y es a partir de la cuarta semana donde algunas empiezan a alcanzar su madurez sexual.

Floración

Sin embargo, es posible que aún no hayamos podido determinar el sexo de la marihuana durante su crecimiento vegetativo, por lo que tendremos que esperar a su etapa de floración para identificarlo cuanto antes. Es aquí cuando empiezan a formarse las primeras preflores, que podemos verlas en los brotes que nacen del tallo principal.

Es en este momento cuando debemos estar pendientes y esperar a que se abran los brotes para determinar su género y eliminar los machos antes de que empiece su etapa de germinación.

Como todo en la vida, un ojo experto será capaz de establecer las diferencias mucho antes que uno novato, pero de cualquier forma, siempre hay tiempo de identificar a los machos antes de la polinización para conseguir los cogollos limpios en las hembras, que es lo que interesa.

Las semillas

A la hora de cultivar la marihuana, podemos hacerlo a partir de esquejes o de semillas. Si elegimos la primera opción, ya sabemos cuál es su sexo, ya que provienen de plantas madre y sus crías tendrán el mismo género. Sin embargo, si decidimos hacerlo con semillas, debemos tener en cuenta:

  • Semillas feminizadas: Si acudimos a un banco de semillas fiable, estas generarán únicamente hembras, y podremos conseguir los preciados cogollos.
  • Semillas regulares: Estas pueden derivar en plantas de marihuana macho o hembra, por lo que será necesario diferenciarlas según los métodos anteriores para usarlas según nos convenga.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribir al Newsletter

* indicates required